de cuando olvidamos el equipaje

de cuando olvidamos el equipaje

“ … el emprender fue fruto de una necesidad interna y rápidamente me lancé de manera frenética a crear una web, perfiles en redes sociales, crear una imagen corporativa, buenas fotos… hice todo lo que debía hacer para tener una marca guay ( ya me entendéis..). Nunca pensé en comunicar desde el origen, esa necesidad que me había llevado a emprender y que nació de mi historia, esa que sólo sabía yo y que creía que no podía interesar a nadie. Después del trabajo que hemos hecho me siento mucho más segura y he entendido la importancia que tiene hacerla pública, no porque pretenda sorprender a nadie con una superhsitoria sino porque ella es el origen de todo y es la manera de que la gente entienda de verdad lo que hago y que vea mis productos de la manera que yo los veo.  Quiero ante todo, daros las gracias por arroparme en este proceso, no sé si sola hubiera sido capaz de hilarlo todo tan bien y tomar la distancia que el amor a mi trabajo muchas veces me ha impedido. Pienso que en ocasiones tenemos tantas ganas de despegar que olvidamos el equipaje en tierra y con él parte de nuestra historia”

Estas son las palabras que alguien muy especial nos ha dedicado y que hoy, sin ánimo de ser pretenciosas y con el único propósito de compartir nuestra felicidad con vosotros, dan sentido a toda nuestra historia.

Desde hace unas semanas andamos volcadas trabajando para un par de proyectos de storytelling que nos tienen entusiasmadas y algo liadas preparando pequeños cambios en la web que reflejen y expliquen mejor el punto en el que estamos actualmente, y lo cierto es que no hemos aparecido por aquí todo lo que nos gustaría.

Miramos hacia atrás y en breve hará un año que iniciamos esta aventura con apología del otoño, y como todo proyecto, Moeraki  ha ido evolucionando y perfilándose. Si os somos sinceras cuando empezamos no teníamos un propósito muy definido, pero sí teníamos muy clara cual era nuestra esencia y la historia que nos había hecho llegar hasta aquí. Después de unas vidas profesiones muy distintas pero sometidas ambas a mucha presión queríamos saborear los pequeños placeres del día a día, rodearnos de gente con millones de cosas que enseñarnos y vivir de una manera más desacelerada. Y así nació Moeraki , precisamente de esa necesidad de exponerse a esos pequeños placeres para resurgir y empezar a vivir una vida que nos permitiera disfrutar de nuestra familia, de nuestro trabajo y poder compartirlo con quienes quisieran acompañarnos.

Con este blog ha ocurrido un poco lo mismo, también ha ido evolucionado, y si bien al inicio nos marcamos unas temáticas y una periodicidad, con el tiempo nos dimos cuenta que las cosas no hay que forzarlas, y que si no teníamos la necesidad de escribir quizá era porque no teníamos nada interesante que contar. Para nosotras, este es un lugar donde compartir aquellas cosas que nos mueven algo por dentro, que nos apasionan y en muchas ocasiones un vía de escape donde hacer en voz alta nuestras reflexiones.

Cómo os decíamos estamos felices de haber llegado hasta aquí, del camino y sobretodo de la gente que nos hemos ido encontrando en el.  Hay palabras por las que vale la pena el esfuerzo y los días malos que también los tenemos. Hay palabras que son la brújula que nos confirman que no hemos perdido el norte. Hay palabras que hoy nos hacen pisar con paso firme y seguras de que hacia donde vamos, es hacia donde queremos ir.

 

 

Deja un Comentario