feliz solsticio de invierno

feliz solsticio de invierno

Diciembre siempre es un mes intenso cargado de emociones y reencuentros. Mañana, oficialmente el día más corto del año, empieza el solsticio de invierno y con el quedan inauguradas las fiestas propias de nuestra tradición occidental, que dejando a un lado el consumismo al que nos hemos visto avocados en los últimos años, me gusta sentirlas como esos días en que todo se para, dejamos de mirar el mail a cada momento, olvidamos las prisas, aparcamos algunas responsabilidades y nos dedicamos a disfrutar de la familia y amigos, a compartir momentos entorno a la mesa, a disfrutar de la conversación, de ambientes acogedores decorados con velas muérdago y eucalipto; nos embriagarnos del olor a guiso que emana de cocinas que se pasan día y noche cocinando a fuego lento, y entre chin chin y chin chin nos abrazamos y compartimos sonrisas de complicidad. 

Ya desde la antigüedad, como los romanos con las saturnales y los celtas con el yule, estas fechas han marcado el inicio de un gran evento anual para dar nacimiento a un nuevo período de luz, de renovación y renacimiento. La naturaleza comenzaba a despertar lentamente de su letargo y las familias veían renovadas sus esperanzas de supervivencia, gracias a la fertilidad de la tierra.

Hoy tantísimos años después, pese a las comodidades y avances, pese a estar rodeados de un mundo muy diferente, tengo la necesidad de recuperar parte de esa sabiduría ancestral y percibir la navidad como un período en el que sentirme más que nunca unida a los ciclos naturales de la vida.

Quizá no es casualidad que solsticio del latín Solstitium signifique “Sol quieto o estático”, y sólo quizá todo es tan sencillo cómo eso, parar durante unos días para tomar impulso y continuar nuestro camino cargados de energía.

Sea como sea, no queremos dejar pasar la ocasión para desearos lo mejor en estas fechas y daros las gracias de corazón por acompañaros.

Feliz solsticio y nos vemos a la vuelta.

Deja un Comentario